Frases

  • Sigue las instrucciones y cumple las normas. Si no las conoces pregunta. No improvises.
  • Presta atención al trabajo que realizas. La prisa es el mejor aliado del accidente.
  • Actuar de forma segura en todas las actividades de la vida debe constituirse en hábito.

Impacto del COVID-19 en las pruebas de detección de drogas

alcohol-drogas-prevencion-deteccion.jpg

 

Por: Dr. Ernesto Eduardo González, Especialista en Prevención Laboral de las Adicciones, Consultor en Cultura Preventiva Laboral y Asesor de Empresas y Entidades Laborales Nacionales e Internacionales, Públicas y Privadas en Prevención Laboral de Adicciones. Director de CAPLA.

Dra. Diana Naranjo Restrepo, Líder en Prevención Laboral de Adicciones de TRADISANA. Médico Cirujano General. UDCA, Esp. Medicina del Trabajo. U. Rosario y Esp. Adicciones. U. Católica Luis Amigó.

Sandra Milena Gutierrez. Bacterióloga, Especialista en Gerencia de Mercadeo, Coordinadora de Desarrollo de Negocio de Unidad de Toxicología en Abbott Unidad Diagnósticos Rápidos.

 

La pandemia del COVID-19 es responsable de lo que podría ser el mayor colapso económico de todos los tiempos. Desde el 1 de marzo de 2020, miles de empresas se han visto obligadas a cerrar sus puertas, al menos temporalmente, provocando que millones de personas queden desempleadas. Ahora, más de un año después, los empleadores están ansiosos por reabrir sus negocios y aquellos que perdieron su trabajo no pueden esperar para encontrar un nuevo empleo y volver a trabajar.

Si bien los países están reabriendo a diferentes velocidades, una constante prevalece: la cuestión de las pruebas de detección de drogas en el lugar de trabajo y su seguridad durante la pandemia. Este artículo brindará una descripción general del impacto del COVID-19 en la industria, métodos de prueba alternativos y las mejores prácticas previo regreso al trabajo.

El impacto del COVID-19 en las pruebas de detección de drogas

Desde el comienzo de la pandemia, el 21 por ciento de los empleadores ha informado una caída del 61 por ciento o más en la cantidad de pruebas de drogas que realizan a sus empleados. Esto podría deberse a una variedad de razones: una disminución en la cantidad de personas que se somete a pruebas debido a las altas tasas de desempleo, más empleados que trabajan desde casa, una preocupación general sobre la seguridad de las pruebas de drogas en el lugar de trabajo y la incertidumbre frente al COVID-19, por nombrar algunas.

Si bien los organismos de control se han mantenido en silencio sobre las pautas para las pruebas de drogas en el lugar de trabajo durante la pandemia, otras organizaciones, como la Sociedad Estadounidense de Medicina de las Adicciones (ASAM), ha brindado una guía para las pruebas de drogas que se aplican en los entornos laborales. Con respecto a las muestras de pruebas de drogas, ASAM declaró:

“Cualquier protocolo de prueba alternativo debe minimizar el contacto ... y la tensión en los servicios de laboratorio locales. Si bien se pueden encontrar rastros de COVID-19 viable e infeccioso en muestras de orina y heces de personas infectadas, se deben tomar las precauciones necesarias al trabajar con estos fluidos corporales. Además, como se sabe que se transmite a través de las gotitas respiratorias, también se debe tener cuidado al trabajar con muestras de saliva".

Siguiendo esta declaración, se abordó la cuestión de las pruebas de drogas desde el hogar, "Los proveedores de tratamientos deben explorar opciones para las pruebas de drogas a distancia, así como el uso de pruebas a base de fluidos orales y/o pruebas de alcoholemia en el hogar, controladas a través de la modalidad de telesalud".

Algunos empleadores están citando preocupaciones sobre el envío de empleados y solicitantes a sitios de prueba que realizan análisis de COVID-19 y de drogas, ya que las personas pueden estar expuestas al virus en dichas instalaciones. Se han presentado informes regulares de empleados y solicitantes que simplemente se han negado a visitar los sitios de recolección por temor a la exposición. Junto con estas preocupaciones de seguridad, algunos empleadores afirman que no quieren que sus donantes usen equipos compartidos, tales como alcoholímetros, para pruebas de drogas y/o alcohol debido a la preocupación de propagar el virus a través del contacto superficial.

No son solo las preocupaciones de seguridad las que enfrenta la industria de las pruebas de drogas. Los empleadores han tenido problemas para organizar los servicios de recolección desde el comienzo de la pandemia, debido a los riesgos de exposición.

 

 

Adicionalmente, los empleadores tienen problemas para remitir a los empleados y solicitantes a instalaciones de salud ocupacional para realizar pruebas debido a que los sitios de recolección ahora se utilizan para las pruebas de COVID-19. Además, algunos han cerrado, al menos temporalmente, mientras que otros han reducido sus horas de operación. Si sumamos estas preocupaciones, dificultades y el asesoramiento de expertos de la industria, cada vez es más difícil realizar las pruebas tradicionales de detección de drogas en el lugar de trabajo.

Pruebas de drogas en la era del COVID-19

La pandemia ha instado a muchos empleadores a repensar los métodos de prueba tradicionales en favor de aquellos que cumplen con las pautas de prácticas seguras. La facilidad inherente de una recolección típica de fluidos orales hace posible que la recolección se lleve a cabo prácticamente en cualquier lugar y en cualquier momento, sin necesidad de realizar la adecuación de espacios para la recolección de muestras y a través de dispositivos de recolección y montaje individuales, desechables y de interpretación subjetiva, los cuales permiten sostener los protocolos de distanciamiento social y de bioseguridad manteniendo la supervisión sobre la recolección de fluidos orales en lugares como la oficina, ambientes al aire libre, sitios de construcción remotos o cualquier otro lugar para implementar una acción de cultura preventiva en ........

 

Descarga el artìculo completo Aquì yes