Frases

  • Sigue las instrucciones y cumple las normas. Si no las conoces pregunta. No improvises.
  • Presta atención al trabajo que realizas. La prisa es el mejor aliado del accidente.
  • Actuar de forma segura en todas las actividades de la vida debe constituirse en hábito.

Formaldehído. Riesgos de exposición.

prinformaalde11jpg.jpg

 

El formaldehído sigue siendo una de las sustancias más utilizadas en diferentes procesos industriales. Las industrias de los detergentes y agentes de limpieza se valen de las propiedades insecticidas, germicidas y funguicidas del formaldehído para emplearlo como conservante en jabones, detergentes y agentes de limpieza; en la industria de los cosméticos se usa para la fabricación de jabones, desodorantes, champús y en productos para la higiene oral; en la industria azucarera se utiliza como inhibidor de crecimiento bacteriano en los jugos de caña; en la medicina, para la desinfección y esterilización de equipo médico y en preparaciones de preservación de tejidos; se usa como biocida y agente auxiliar de refinado en la industria del petróleo; la industria agrícola lo incorpora en el mantenimiento de granos, desinfección del suelo, protección de las raíces de plantas contra infecciones y como protección de la proteína dietaria en alimentos para rumiantes; en alimentación se aplica como conservante de alimentos secos y en la preservación de pescado, aceites y grasas.

En la industria de los metales se emplea como inhibidor de corrosión, en la recuperación de oro y plata y para operaciones de electroplateado. En la perforación de pozos petroleros se usa como vehículo en procesos de deposición con vapor y en la industria de los fertilizantes, el formaldehído se emplea en la fabricación de resinas diseñadas para la liberación lenta de fertilizantes en el suelo.

Características y propiedades

El formaldehído es un gas incoloro de olor sofocante, muy soluble en agua, en la cual polimeriza rápidamente. La facilidad de la polimerización hace que se emplee como componente de muchas resinas: fenol-formaldehído, urea-formaldehído, poliacetales, melanina y como desinfectante y conservante en clínicas y hospitales. Su disolución en agua, con adición de metanol, recibe el nombre de formol o formalina.

Efectos sobre la salud

En los ambientes laborales donde se emplee el formaldehído o cualquier producto que lo contenga y donde no se tomen las medidas preventivas necesarias, los niveles de concentración pueden dispararse y superar los valores límite ambientales, provocando que el trabajador esté expuesto a la inhalación, ingestión o contacto con esta sustancia y a los posibles riesgos para la salud que se puedan derivar de dicha exposición.

La exposición prolongada puede causar secuelas respiratorias crónicas como la pérdida progresiva del olfato, asma, rinitis, sinusitis, bronquitis, síntomas neurológicos como cefalea, fatiga, somnolencia, pérdida de la concentración, efectos mutagénicos y carcinogénicos.

 

 

Medidas para prevenir la exposición

Para prevenir la exposición a formaldehído es necesario reducir al mínimo posible su presencia en el puesto de trabajo, proteger al trabajador frente a salpicaduras y contactos directos con la piel y establecer un plan de formación e información del personal que lo maneja.

Se debe evitar la existencia de fuentes de contaminación innecesarias, como recipientes abiertos y eliminar rápidamente los derrames. Deben observarse procedimientos de trabajo adecuados, evitando la evaporación y la formación de aerosoles y manteniendo los recipientes cerrados. La utilización de vitrinas con encerramiento y aspiración forzada reduce la presencia de formaldehído, siendo preferible a la utilización de extracciones localizadas móviles, que también son recomendables en casos concretos. Por otra parte una adecuada renovación general del aire colabora a la minimización de las concentraciones residuales.

Existen también unidades portátiles de extracción que aspiran el aire a través de unos filtros impregnados con permanganato potasio que fija químicamente. Estas unidades son especialmente útiles para eliminar el aldehído en salas de almacenaje de piezas pequeñas fijadas con formaldehído.

 

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos tiene normas para la exposición laboral al formaldehído, las cuales proporcionan una protección completa para los empleados a través de la implementación de buenas prácticas de higiene industrial.

 

Equipos de protección individual (EPI)

La utilización de EPI implica el establecimiento de un programa para su adecuada gestión, desde la decisión de su utilización, hasta la formación e información a los usuarios y deberá tenerse en cuenta especialmente la legislación existente al respecto, y de disposiciones mínimas de seguridad y salud para su utilización, no olvidándose nunca el carácter de "última protección" que tienen.

Los EPI recomendados generalmente para trabajar con formaldehído son los que protegen de contacto dérmico, como guantes, y de salpicaduras, como guantes, delantales, gafas y mascara facial. Si se pretende evitar completamente la inhalación de vapores, debe recurrirse a la utilización de equipos de protección respiratoria incluyendo filtros químicos.

Fuente: Chemicalsafetyfacts