Frases

  • Sigue las instrucciones y cumple las normas. Si no las conoces pregunta. No improvises.
  • Presta atención al trabajo que realizas. La prisa es el mejor aliado del accidente.
  • Actuar de forma segura en todas las actividades de la vida debe constituirse en hábito.

Desaprender para evolucionar

desapreder_princ.jpg

 

Desde que somos niños nos inculcan la importancia de aprender nuevas cosas pero no la de desaprender, es decir, la de ser capaces de dejar atrás experiencias, hábitos y hasta formas de hacer las cosas para abordar nuevos retos.

Desaprender no significa simplemente hacer un borrado en nuestra cabeza, como si elimináramos archivos de un disco duro, es algo mucho más complejo que requiere dejar atrás comportamientos que nos ha acompañado durante toda la vida.

Cuando hemos adquirido malos hábitos es difícil corregirlos, pues nos hemos convencido de que solo hay una forma de hacer un determinado trabajo, de practicar un cierto deporte o llevar la rutina diaria, de ser feliz, de amar o de conducir, de abordar un proceso laboral, pero cuando empezamos a desaprender descubrimos que hay un verdadero universo de posibilidades y alternativas emocionantes para hacer la misma cosa y así explorar todas sus esquinas: desaprender es pues una cierta actitud que consiste en abrir la mente y el corazón a muchas nuevas experiencias vitales.

Cuando somos niños nuestro cerebro actúa como una esponja dispuesta a absorber toda la información que nos rodea. Sin querer, adquirimos más y más conocimientos. Queremos saberlo todo de todas las cosas: por qué ocurren todos esos procesos que a nuestros ojos infantiles resultan tan espectaculares, por qué el aire es transparente, por qué calienta el sol y por qué unas personas son más grandes que otras, es una época en la que nuestra mente está expectante y curiosa respecto a todo lo que sucede a su alrededor.

Pero una vez llegamos a la etapa escolar tal curiosidad puede verse disipada bien porque nos sentimos obligados a aprender sobre cosas que no nos interesan espontáneamente o porque lo que antes nos resultaba fascinante ya se ha convertido en simple cotidianidad.

Además en el colegio nos acostumbramos a que siempre nos dijeran cómo se hacía exactamente cada operación, cada procedimiento, cada ejercicio y sólo había una manera de hacerlo permitiendo, en contadas ocasiones, la alternativa creativa que no se ajustaba a lo establecido. Ni que decir de cuando nos hacemos adultos y nos hemos convencido del todo de que sabemos cómo se hacen todas las cosas.

Para avanzar, para renovarse y crecer es necesario preguntarse ¿cómo abordar, nuevos aprendizajes, cómo dejar atrás la forma en la que hemos hecho las cosas siempre?

La respuesta es: para conseguir desaprender y lograr un verdadero cambio, es mejor abrir nuestra mente y estar atentos y receptivos a cualquier nueva idea por extraña o imposible que nos pueda parecer. Si mantenemos los brazos abiertos a las nuevas experiencias, puntos de vista y conocimientos volveremos a ser las esponjas curiosas y ávidas de conocimientos que éramos de niños y dejaremos de lado los prejuicios y la rigidez de tener un único punto de vista y una manera estricta de dirigir nuestra vida. Y esto nos ayudará a ser un poco más felices y a tener más oportunidades.

Cinco ventajas de desaprender y volver a aprender.......

Descargue el Documento completo no