Safetywork

Frases

  • Sigue las instrucciones y cumple las normas. Si no las conoces pregunta. No improvises.
  • Presta atención al trabajo que realizas. La prisa es el mejor aliado del accidente.
  • Actuar de forma segura en todas las actividades de la vida debe constituirse en hábito.

¿Cómo seleccionar el calzado de seguridad?

  • calzadoPRINCIPAL.jpg

los equipos de protección personal constituyen una barrera de defensa para el trabajador cuando las medidas de ingeniería no logran apartarlo parcial o totalmente del riesgo.

En el caso de los pies, el costo de los accidentes generados es elevado, a nivel mundial, un 25% de todas las reclamaciones de incapacidad se refieren a lesiones en esta zona del cuerpo, lo que ha motivado la emisión de políticas específicas en cuanto al calzado de seguridad, un elemento cuya importancia no puede sobreestimarse.

¿Cómo elegir un buen zapato?

Un calzado inadecuado no sólo conduce a la presencia de sintomatología dolorosa en el trabajador y diferentes tipos de afectación en los pies, incide además en su productividad y tasa de ausentismo, al ser el soporte del cuerpo; esta zona, expuesta a múltiples peligros en el entorno laboral, es mucho más importante y vital de lo que se podría creer, lo que hace que merezca un cuidado especial.

La elección del calzado es clave, dependerá de la naturaleza del trabajo que desarrolla la persona, en este caso, debe considerarse que la protección sólo será efectiva si el EPP se utiliza adecuadamente y mantiene en buen estado de conservación.

Al momento de decidir cuál será el zapato más adecuado, debe partirse del peligro potencial que enfrenta el trabajador durante su jornada laboral, pues las características de los riesgos varían de un sector a otro, por ejemplo, un empleado de construcción está expuesto a impactos o compresión de los pies por el uso de materiales pesados y equipos motorizados, lo que hace que requiera zapatos con punteras en acero que soporten la presión directa, caso contrario a un empleado del sector salud, cuya necesidad de protección se basa (entre otros) en suelas antideslizantes para evitar accidentes por caídas, causa importante de lesiones en el trabajo.

En las actividades que precisen el manejo de sierras de cadena, deberá utilizarse un tipo de calzado que presente como característica específica la protección frente a cortes Además, ha de presentar protección frente al resbalamiento y, si se usa en entornos húmedos, resistencia al agua.

El análisis de los riesgos no responde a criterios preestablecidos, debe ser realizado teniendo en cuenta el origen y forma de los peligros presentes, buscando determinar el nivel de resistencia demandado frente a factores como:

• Impacto en caída libre.
• Proyecciones de objetos a velocidad.
• Aplastamiento.
• Perforación.
• Plegado.
• Corrosión de punteras y plantillas de seguridad metálicas.
• Agentes químicos.
• Impermeabilidad al agua, disolventes, etc.
• Contacto con partículas incandescentes o a altas temperaturas.

La selección del calzado debe llevarse a cabo una vez se hayan definido los riesgos presentes en el lugar de trabajo y el nivel de protección requerido. Paso seguido, deben contemplarse las opciones certificadas en el mercado que cumplan con dichas características. Siempre debe probarse el equipo en el lugar de trabajo.

El trabajador debe conocer las limitaciones del calzado que va a utilizar y tener en cuenta, entre otros, los aspectos relativos al plazo de caducidad y vida útil, la reutilización y el mantenimiento del zapato.

Cada zapato debe ser examinado regularmente y cuando se observe alguna deficiencia,  ser reemplazado o arreglado, siempre que el arreglo no modifique el grado de protección ofrecido por el calzado nuevo.

El uso de calzado de seguridad será obligatorio en determinadas tareas que impliquen riesgos para el pie. La decisión deberá basarse en el estudio y la evaluación de los riesgos, partiendo de la duración de la exposición, su frecuencia y gravedad, las condiciones existentes en el trabajo y el tipo de lesión provocada. La selección debe ser realizada por personal capacitado y, en el proceso, contemplar la participación y colaboración del trabajador.

Por último y no menos importante… Además de cumplir con su función protectora, el zapato debe siempre proporcionar el confort y la ergonomía suficientes, un factor determinante para su aceptación y uso por parte del usuario.