¡NUEVA! Reglamentación para cascos de motociclistas en Colombia

El Ministerio de Salud expuso los resultados de un estudio de la Fundación Bloomberg que señala que el motociclista es el agente vial que registra más muertos y heridos en incidentes de tránsito. Una de las conclusiones indica que el uso de cascos de buena calidad podría salvar la vida de más de 800 motociclistas al año.

De acuerdo con la directora de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), Hilda María Gómez, el Ministerio de Transporte acaba de emitir una nueva resolución que establece los requisitos que deben cumplir los cascos para motocicletas.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), en Colombia, coincide en que los usuarios de motocicleta son los actores más vulnerables de la movilidad. Esto, no solo porque aportan la mayor cantidad de víctimas en el país, con 3.375 fallecidos en 2017 y 3.126 en 2018, sino porque conjugan la fragilidad del cuerpo humano con la velocidad de un vehículo motorizado.

Sin embargo, de acuerdo con el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, lo que más preocupa es que la evidencia recogida señala que solo 2,8 % de los motociclistas del país utiliza un casco con las condiciones de seguridad adecuadas.

Y advierte que el uso adecuado de un casco certificado, según el estudio, protege 69 % de las lesiones y en 42 % las muertes en incidentes viales. Al respecto, se estima que en un año se salvaría la vida de entre 200 y 800 motociclistas.

¿Cuáles son las principales causas de muerte en accidentes que involucran motociclistas?

El estudio estableció que el primer tipo de lesión y causa de muerte en motociclistas es el trauma craneoencefálico tras un incidente de tránsito. "Estos hechos de alguna forma se hubieran podido reducir si estas personas llevaran un casco que cumpla con las normas de seguridad básicas y que este fuera bien empleado", indica el documento.

Por lo que el casco, según las normas vigentes, debe incluir, entre otras características, una coraza exterior dura que contenga medios adicionales de absorción de la energía del impacto y un sistema de retención; puede estar equipado con aletas para las orejas y una cortina para el cuello, también puede tener una visera desprendible, un visor y una cubierta facial inferior.

Además, el casco no debe afectar la capacidad del usuario para escuchar; la temperatura en el espacio entre la cabeza y la coraza no se debe elevar excesivamente; para lo que se pueden proporcionar orificios de ventilación.

La directora de la ANSV, Hilda María Gómez, indicó que, el casco debe ser un elemento de protección de uso personal y "la efectividad para el usuario de la moto depende de sus características de fabricación (certificación de calidad), del buen estado de sus componentes y de su correcto uso (abrochado y de la talla respectiva al tamaño del cráneo de cada usuario)".

Visión periférica, ensayo de rigidez, ángulo de apertura del visor, extensión de la coraza, ensayo de absorción de impactos y transmitancia luminosa”, hacen parte de los nuevos requerimientos para los cascos de acuerdo con la nueva resolución.

La Resolución 1080 de 2019, también incluye un capítulo para reglamentar la venta de motocicletas y la expedición de licencias. "Quienes venden motos ya están haciendo advertencias a los usuarios y capacitaciones mínimas", indicó la directora.

En Colombia existe la norma NTC 4533 que se diseñó a partir de las internacionales, sin embargo, la ANSV advierte que, en su mayoría, los cascos que se encuentran en el mercado no cuentan con las normas técnicas técnicas establecidas.

Fuente: Mintransporte – Sistema Integrado de Información